Recordatorio: pronto escribiré sobre Sara Mesa y Margarita García Robayo, lo prometo; el de la Morales aún se está perfilando.

Mireia, la debilidad. Incapaz de leer o escribir, aúno esfuerzos, me siento delante del ordenador, del teléfono. Activo la localización y agoto la batería. Busco piso. ¿Busco piso? Lo busco. Apenas duermo, no sueño con nada o no lo recuerdo. Siempre voy con prisa, apenas sé quién soy, y quién sí lo sabe. Nadie me dijo o nadie me ha dicho eso, que voy con prisa, y con cara de preocupación, realmente. ¿Tengo prisa, estoy huyendo o, sencillamente, el movimiento me genera bienestar? No sé qué exposiciones hay en Madrid, no quiero hacer planes, me consumo mirando el horario del trabajo. Esto es la tiranía de la pantalla. Me han recomendado libros que no quiero leer. Realmente pienso que nunca llegamos a conocernos mucho cuando trabajamos juntas, siento que el vínculo se ha intensificado de otra manera a través de otros modos. Y está bien. Y, sin embargo, hay mecanismos de destrucción, de hacerse públicas, de exhibir nuestra intimidad que nos nombran. Y no, no quiero vivir. No así. A veces me gustaría saber qué está sucediendo exactamente, y digo exactamente porque querría disfrutar, la verdad, de un poco de exactitud. Si no me adolece nada, si realmente no sucede nada, ¿qué me está pasando? ¿Me va a bajar la regla? | Vie 12:48h. Me voy a duchar, a ordenar los libros de mi habitación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s